Las estrellas son masas de gases, principalmente hidrógeno y helio. Se encuentran a temperaturas muy elevadas y en su interior se producen reacciones nucleares por lo que emiten luz propia.
Como nuestro Sol, una estrella típica tiene una superficie visible llamada fotosfera, una atmósfera llena de gases calientes y, por encima de ellas, una corona más difusa y una corriente de partículas denominada viento estelar. Las áreas más frías de la fotosfera, que en el Sol se llaman manchas solares, probablemente se encuentren en otras estrellas comunes.
Las estrellas se pueden clasificar:
*Según las dimensiones: en supergigantes, gigantes, medianas, pequeñas y estrellas enanas.
*Según la temperatura (De caliente a frío): azules, blancas, amarillas y rojas.
Se nombran combinando las dos: gigantes rojas, enanas blancas, etc.
Las estrellas se forman a partir de concentraciones en gigantescas nubes de gases. Estas se contraen debido a su propia atracción gravitatoria. A medida que la nube se encoge, pierde parte de la energía almacenada en ella como energía potencial gravitatoria. Ésta es convertida en calor, que en los primeros tiempos de la estrella embrionaria puede escapar fácilmente, y así la nube de gas permanece fría. Al aumentar la densidad de la nube, se hace más difícil la salida para el calor, y así el centro se calienta. Si la nube es lo suficientemente grande, el aumento de la temperatura es suficiente para que ocurran reacciones nucleares. Esto genera más calor, y ocurre la ‘combustión’ de hidrogeno en helio. Desde ese momento el objeto es una estrella.

Fuentes:

http://www.astromia.com/universo/lasestrellas.htm

http://www.oarval.org/starsp.htm

http://www.xtec.es/~rmolins1/univers/es/estels.htm

Fuentes de la fotografía:

http://www.xenciclopedia.com/post/Astronomia/Las-estrellas.html